La Inteligencia Emocional como Clave en el Desarrollo Profesional

 Dicen que no todo está marcado por la capacidad racional que tenemos, sino que el manejo de nuestras emociones -sobre todo en el ámbito laboral- terminan siendo claves para nuestro desarrollo en cualquier organización.

La inteligencia emocional en el trabajo va cobrando cada vez mayor relevancia. Desde el proceso de selección hasta la definición de nuestra carrera en la organización, es un aspecto tremendamente valorado. Cada vez son más las empresas que demandan trabajadores con una gran inteligencia emocional, ya que finalmente, el centro de toda organización son las personas, y estás deben sentir un clima laboral positivo y favorable para contribuir a que toda empresa crezca y sea eficiente consiguiendo sus objetivos.

Una definición de inteligencia emocional podría ser la capacidad de manejar nuestros sentimientos propios y los de los demás de manera positiva, equilibrada y en beneficio de todos. Esto en el contexto laboral, se traduce en generar empatía, trabajo en equipo, liderazgo, pero sobre todo generar confianza y entender al resto de colaboradores, motivarlos para fomentar su productividad, retarlos a conseguir los objetivos y saber identificar sus necesidades laborales.

 Se habla mucho sobre los aspectos claves que debe reunir una persona que conlleven una inteligencia emocional óptima y la capacidad que debe tener para entender y usar información emocional en entornos sociales y laborales:

Conciencia

Primero, la conciencia de uno mismo, el autoanálisis, que no es más que la capacidad de reconocer emociones personales, detonantes emocionales y limitaciones. Saber cómo somos de manera interna en profundidad nos ayuda a conocer nuestras habilidades y nuestros puntos débiles en el trabajo. Esto nos ayuda a mejorar laboralmente, esforzándonos cada vez más en mejorar y dejar ayudarnos en materias que no dominamos. Siempre el primer paso para ayudar al resto es conocernos nosotros mismos. En un contexto laboral, va a ser de gran utilidad la identificación de señales de estrés, mal clima, tensión y detrimento de la vida personal de las personas.

Autoregulación

Lo segundo es la autorregulación de uno mismo, la capacidad de controlar las emociones, el llamado “autocontrol”, consiguiendo que las emociones nos desborden y puedan tener un impacto negativo. La inteligencia emocional en el trabajo ayudará a gestionar de manera correcta la frustración, y evitará conflictos que perjudiquen a la organización. Es la capacidad de saber manejar nuestros sentimientos en el trabajo. Gracias a esta práctica podemos saber aprovechar los sentimientos que nos afectan en el trabajo y saber cuándo no hay que dejarse llevar por ellos para mejorar el ambiente laboral.

Motivación

En tercer lugar está la motivación, elemento clave y vital para el rendimiento, productividad, clima laboral, armonía y finalmente, logro de objetivos de todo equipo de trabajo. Un equipo motivado será un equipo eficiente y con un alto rendimiento. Una persona que sabe motivar al resto ayuda a sacar lo mejor de los mismos.

Empatía

El cuarto elemento es la empatía, que es la capacidad de reconocer, comprender y experimentar las emociones de otra persona. Saber escuchar, darle importancia, espacio y tiempo a las personas para compartir iniciativas, ideas y emociones. Su incidencia en el clima laboral es determinante para lograr un ambiente positivo que favorece la colaboración y el trabajo en equipo. Siempre que exista empatía habrán también relaciones laborales correctas y exitosas.

Habiliades Sociales

Y finalmente están las llamadas habilidades sociales, las que nos dan la capacidad de interactuar y negociar con otras personas para encontrar la mejor manera de satisfacer las necesidades de cada uno. El cómo nos relacionamos con los demás, que finalmente determinan y son la base de las relaciones laborales.

La inteligencia emocional es pues una herramienta clave en el trabajo, y  nos da la llave para avanzar hacia la excelencia, gracias a una mayor consistencia, respeto, asertividad en las relaciones entre compañeros y entre éstos y personas a otros niveles; así como una comunicación más clara, efectiva y transparente. Si bien una parte es innata, una persona es capaz de aprender y desarrollar a lo largo de la vida inteligencia emocional.

 

You may also like

effective workplace communication

Top 6 Hacks for Effective Workplace Communication

memoirs and business books

Entrepreneurship — 10 Memoirs and Business Books For Success — Part 2

Unlimited Vacation Policies

Why Unlimited Vacation Policies Work

Menu